Hoy alcé el vuelo, no sabía hacia dónde…

 

Me busco en cada amanecer en su mirada,
porque, es ella, la chispa que me ilumina,
la flor de una juventud que siempre será mía,
mi amada, la fresca y lujuriosa esencia de mi poesía.

Melosa, cual abeja cultivando su miel.
Eres la escultura viviente que admiro,
no por la belleza física que (la tienes)
sino por lo que para mí significa ser tuyo y tú, mía.

Musa indiscutible, graciosa y dulce, donde me miro, donde me anhelo,
carente de disputas pues, eres tu sola,
¡la única!
Mujer que hace dichoso y feliz a su hombre,
él que fue siempre díscolo e imperfecto.

Hoy alcé el vuelo, no sabía hacia dónde…
tal vez busque otras ansias o un nuevo horizonte,
culpa de mis carencias de afecto y de apetito o musgo húmedo y nuevo que lamer.
Cuerpo apetitoso en el cual me he de volver a perder…

 

“Miércoles, 16 de julio de 2014”.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s