HA MERECIDO LA PENA, FRANK

Tenga Usted Buen Día

HA MERECIDO LA PENA, FRANK

Era de noche y estaba empezando a llover. Yo estaba mirando el semáforo, como esperando a que se pusiera en verde para cruzar. El tráfico era como siempre muy denso y todo el mundo tenía mucha prisa por llegar a algún sitio; les movía el deseo de pasar de una situación a otra, olvidándose así de disfrutar el momento presente, de vivir el ahora. El semáforo cambió varias veces de color, pero yo seguía quieto en el mismo lugar. La gente iba y venía y yo estaba en otro plano. Un coche muy grande, negro y con aspecto de limusina, se paró delante de mí. La ventanilla del chofer se bajó y apareció un hombre mayor de amable aspecto.

-Suba, por favor -me dijo.

Aunque me estaba hablando a mí, miré a ambos lados para ver a quien podría dirigirse.

-Usted, sí. Suba, por favor.

-¿Yo?

-Sí…

Ver la entrada original 2.299 palabras más

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s